Como atender a un paciente de COVID-19 dependiente en aislamiento

Como atender a un paciente de COVID-19 dependiente en aislamiento

Con más de 200.000 casos confirmados en nuestro país a día de hoy, España es el segundo estado con mayor número de personas afectadas por de COVID-19 en todo el mundo. Y aunque las semanas de aislamiento domiciliario tras el decreto del Estado de Alarma han ayudado a reducir el número de contagios, los profesionales sanitarios continúan luchando día tras día contra esta enfermedad.

Por regla general, las autoridades recomiendan que las personas que presentan síntomas o den positivo de coronavirus, permanezcan en sus hogares en el caso que los síntomas que manifiestan no sean graves y requieran ingreso hospitalario. Pero ¿y si esta persona se encuentra en situación de dependencia? 

Los cuidadores de personas dependientes han de estar preparados y formados para atender a sus pacientes ante distintas situaciones que puedan sucederse y extremar las precauciones. Por ello, y para ayudar a preservar su salud, los cuidadores tienen que adoptar una serie de medidas de seguridad en relación con la higiene, la movilidad o la alimentación de estas personas.

Antes de atender al paciente en aislamiento

En primer lugar, se recomienda que tan solo una persona sea la encargada de atender al paciente dependiente y que los cuidados se agrupen por cada visita. El cuidador debe reducir el tiempo que permanece con la persona dependiente, de manera que no se encuentre constantemente entrando y saliendo de la habitación de este, y se centre en realizar las tareas más imprescindibles, como es el caso del aseo diario o la cura de heridas.

Previo a acceder a la habitación, el cuidador debe colocarse correctamente un equipo desechable, compuesto de bata, mascarilla (se recomienda que esta sea de tipo quirúrgico) y guantes. La bata podrá ser tela, pero en este caso el cuidador deberá tener varias a su disposición para cambiarlas por otras limpias cada vez que se la ponga.

Atendiendo a la persona dependiente

El cuidador deberá prestar atención a la hora de atender a su paciente. Manteniendo, de ser posible, la distancia de seguridad recomendada de entre uno y dos metros con este. Sin embargo, algunos cuidados requieren que esta distancia no se respete.

El aseo, la manipulación de deposiciones o la alimentación del paciente son situaciones en los que el cuidador corre un riesgo de contagio superior. En tales casos, el cuidador debe extremar las precauciones al máximo y evitar todo contacto posible.

Después de atender al paciente

Tras realizar con éxito las tareas, el cuidador deberá realizar una correcta retirada de su equipo de seguridad, cuidando su higiene de manos y desechando todos los materiales y objetos que han entrado en contacto con el paciente.

Se recomienda a la vez, que la persona dependiente en aislamiento lleve mientras su cuidador le atienda una mascarilla puesta, y que la habitación en la que se encuentre esté bien ventilada y cuente con cuarto de baño propio.

No Comments

Post A Comment