Cinco beneficios de la fisioterapia en personas en situación de dependencia

Fecha

 

Cada año, el día 8 de septiembre, se celebra el Día Mundial de la Fisioterapia, una fecha en la que se busca destacar la importancia de esta disciplina médica, así como reclamar una mayor visibilidad a la labor de aquellos profesionales sanitarios que la realizan.

La fisioterapia ofrece un tratamiento terapéutico y de rehabilitación no farmacológica que sirve para diagnosticar, prevenir y tratar síntomas de múltiples dolencias. Muchas son las personas en situación de dependencia que, por varias razones, recurren a la fisioterapia para mejorar su calidad de vida. Por ello, en Tu Dependencia repasaremos cuatro beneficios que tiene sobre personas dependientes.

Fisioterapia geriátrica y neurológica

 

Primero, debemos distinguir que, en cuanto a la atención y cuidado de personas mayores o en situación de dependencia, existen dos tipos diferentes de fisioterapia que se ponen en práctica. Por una parte, la fisioterapia neurológica, destinada al tratamiento de pacientes con lesiones nerviosas, y la geriátrica, orientada a las personas que, por su avanzada edad, tienen sus capacidades funciones o motrices disminuidas.

En todo caso, el objetivo de ambas es el mismo; ayudar a la recuperación o reducción de lesiones musculares, lograr una mejora en la funcionalidad motriz del paciente y fomentar su autonomía.

Beneficios para pacientes dependientes

 

1) Permite la rehabilitación de lesiones musculares.

Los masajes y los ejercicios que aplica el fisioterapeuta sobre su paciente ayudan a la recuperación de las lesiones que este pueda presentar en sus sistemas musculatorios. Dependiendo de su dolencia y la causa que la haya provocado, se llevará a cabo un tratamiento para reducirla o eliminarla.

2) Mejora la masa muscular y la motricidad.

La fisioterapia también ayuda a prevenir diversos problemas derivados de la falta de movilidad, logrando mantener los músculos y articulaciones activos para que, de esta forma, el paciente pueda seguir con sus actividades diarias y cotidianas de la mejor manera posible.

3) Aumenta la autonomía personal del paciente.

Al logar una mejora en la masa muscular del paciente, la fisioterapia evita que este pueda sufrir posibles fracturas o caídas. Con lo que se fomenta la seguridad del paciente e incentiva a las personas mayores y dependientes a levantarse, andar, asearse, comer por sí mismas.

4) Ayuda a la relajación.

La fisioterapia en pacientes dependientes no solo se centra en ejercicios físicos. Enseña a su vez a controlar la respiración y a reducir la tensión emocional y física, con la intención de que el paciente pueda descansar durante la noche evitando fatigas innecesarias durante el día.

Más
artículos