Recomendaciones para evitar caídas en el hogar

Fecha

Estadísticamente, casi un tercio de las personas mayores que cuentan entre 65 y 80 años de edad sufren, al menos una vez al año, una caída. Ya sea dentro o fuera de casa, y aunque quede tan solo en un susto, un tropezón mal dado puede llegar a ocasionar lesiones y traumatismos graves que van desde un simple hematoma hasta fracturas de huesos.

Las causas más frecuentes por las que un anciano sufra una caída se relacionan directamente con la falta de fortaleza y la perdida de motricidad a raíz del envejecimiento. La toma de determinados medicamentos o el transitar por un entorno que no esté adaptado a sus necesidades han de ser tomados también como factores de riesgo.

Como prevenir es mejor que curar, tomamos nota de algunas recomendaciones para evitar que una persona en situación de dependencia evite las caídas dentro de su casa:

En primer lugar, se debe retirar todo aquel objeto o mobiliario que suponga un obstáculo para su movilidad o desplazamiento, o bien acondicionar los mismos a las necesidades que tenga el dependiente dentro del hogar. Enseres decorativos como las alfombras pueden ocasionar resbalones y deslizamientos, así que hay que procurar colocarlas en sitios conflictivos o mantenerlas bien sujetas.

La iluminación es importante. Tanto por la mañana como por la noche, el mantener los espacios, salas y pasillos con bien alumbrados permitirá que la persona dependiente pueda antecederse a posibles dificultades, de haberlas, que encuentre en su camino. Tener a mano para su uso una pequeña linterna tampoco viene mal.

Las escaleras son, ante todo, un punto conflictivo. Instalar barandillas y procurar acompañar a la persona mayor en el momento que las suba o baje es fundamental para eludir caídas en ellas. En los cuartos de aseo sucede lo mismo. La humedad que se forma en la habitación al usar la ducha puede ocasionar resbalones. Lo ideal aquí es usar alfombrillas con goma antideslizante.

Más
artículos