Cuatro ejercicios sencillos para fortalecer la memoria

Fecha

Uno de los problemas que más se agravan con el paso de los años es la perdida de memoria. Es posible que olvidar el nombre de una persona o una fecha especial como un cumpleaños o aniversario puedan quedar a simple vista como como despistes ocasionales. Pero la verdad es que, con la edad, la pérdida de memoria se vuelve más acusada. Por ello, ejercitar la materia gris de vez en cuando no está nada mal para mantener la mente activa y prevenir males mayores que con el tiempo pueden agravarse.

En este artículo, recomendamos una serie de pequeños y sencillos ejercicios con los que se pueden activar, potenciar y ejercitar la memoria de forma fácil y hasta de forma divertida. Unas actividades que, de mantenerlas de forma habitual, ayudan a cuidar el estado mental y evitar un mayor deterioro de la memoria.

Hacer pasatiempos o juegos de mesa

Jugar de forma ocasional a juegos de mesa de toda la vida, como el dominó, el parchís y el ajedrez, o realizar pasatiempos sencillos como sopas de letras, sudokus o crucigramas permiten mantener nuestra mente ocupada y activa al utilizar de forma continuada, durante el tiempo en el que se esté jugando, la memoria a corto plazo.

Al repasar que fichas hay que mover de una casilla u otra o pensar en que letras o números son necesarias para completar un hueco a rellenar son pequeños y estimulantes ejercicios con los que, casi sin darnos cuenta, conseguimos estimular nuestra memoria.

Leer y escribir de forma habitual

Leer es uno de los mejores ejercidos pasivos para conseguir activar el cerebro, ya que este debe reconocer cada una de las palabras que se leen para estructurar frases coherentes y con sentido.

Tratar de escribir, por ejemplo, un relato corto o una poesía, es por otra parte un ejercicio activo. En este caso, es nuestra mente la que buscar determinadas palabras para dar forma con ellas a los pensamientos que genere nuestra imaginación o las emociones que queramos transmitir con nuestros textos.

Jugar a recordar cosas recientes

Una manera muy básica y sencilla en ejercitar la memoria a largo plazo es tratar de recordar acciones o tareas que hayamos realizado recientemente. Acciones habituales y cotidianas del día a día de cualquier persona.

Pararse a pensar y reflexionar sobre lo que se hizo el día anterior, como a que hora se sacó de paseo al perro, que comida se almorzó a mediodía o que película emitían por la televisión a la noche ayudan a mantener la memoria bien activa.

Practicar algún deporte o actividad física

Varios estudios científicos han demostrado que realizar alguna actividad física o deporte ayuda a mejorar la salud mental además de los ejercicios mentales que hemos expuesto antes. Realizar un ejercicio físico de intensidad moderada durante al menos tres veces en semana, permite activar determinadas áreas del cerebro, entre ellas, la ocupada a la memoria.

Actividades como andar, jugar a deportes que requieran coordinación física o incluso, bailar en pareja, son beneficios para la circulación sanguínea, el sistema respiratorio, y permiten aumentar y mejorar las conexiones nerviosas.

 

Más
artículos