Tradicionalmente las mujeres han tenido un rol más participativo y han estado mucho más presentes que los hombres en los cuidados de personas con dependencia o con algún trastorno crónico. Aunque la cuota de presencia femenina, de manera no profesional, en esta atención ha ido reduciéndose...